Nuestra Historia

Dinamarca 399 surge como un impulso por recuperar una antigua casona ubicada en el cerro Panteón. El equipo de trabajo del arquitecto Joaquín Velasco se aventuró a construir un espacio laboral abierto que pudiese traer también vida a un cerro con más tumbas que viviendas, el cerro de los cementerios.

Con esa apuesta se inició un período de recuperación por iniciativa privada que siempre ha mantenido comunicación con el barrio y el entorno, mirando además al cerro vecino, donde funciona el Parque Cultural de Valparaíso. Somos un equipo formado por artistas, arquitectos, traductores, curadores y diversos ciudadanos interesados por reconocer el valor de las prácticas compartidas en el ámbito laboral y humano.


Valparaíso

¿Por qué Dinamarca en la ciudad de Valparaíso?

 

Porque es una ciudad diversa, porque las oportunidades encuentran aquí una historia, porque el trabajo adquiere otra perspectiva, porque hay gente de paso y hay gente que se queda, porque siempre es posible volver al intercambio en un puerto…

La Comunidad

Abrir un espacio compartido es el primer paso para formar una comunidad de trabajo.

Desde sus inicios, en junio de 2014, Dinamarca 399 ha buscado de funcionar como un espacio laboral y cultural abierto. Las distintas oficinas y talleres de Dinamarca acogen prácticas y oficios de distintos sectores, desde especialistas en informática hasta diseñadores y arquitectos, pasando por trabajos como la carpintería, la tipografía, el cine, el turismo o la restauración. Así, de forma espontánea o concertada, han surgido distintas iniciativas de intercambio que conectan el barrio y la ciudad con otros lugares del mundo.

El Espacio

Dinamarca 399 es una vivienda restaurada siguiendo con respeto la línea constructiva y los materiales originales. Tras el inicio de la restauración, se decidió la construcción de un piso añadido donde se instaló el espacio cowork. Pero la idea de unir pasado y presente en la obra tiene, aparte del respeto por los materiales, la aspiración sensata de respetar la historia: Dinamarca 399 no inventa nada nuevo, sólo recupera un espacio para continuar compartiendo, conversando, trabajando y buscando.